72017Sep
Cómo tener una boca sana

Cómo tener una boca sana

La sonrisa es una parte vital de nuestro rostro.
Usada como “carta de presentación” e imprescindible para nuestra vida diaria, es fundamental cuidar de ella.

La mala alimentación, prisas o la pereza hacen que muchas veces nos olvidemos de su importancia.

Por ello en Clinica Pastor te ofrecemos una serie de consejos para poder lucir una sonrisa de cine.

Higiene dental diaria

No debería hacer falta recordar que hay que lavarse los dientes diariamente. La perfección es cuidarlos después de cada comida.
Así conseguiremos que los dientes duren toda nuestra vida.

Para cepillarlos es conveniente hacerlo lentamente, con movimientos suaves y cortos. Realiza movimientos elípticos prestando atención a las encías como zona de vital importancia en nuestra higiene diaria.
También pon más esmero en los dientes de difícil acceso (como los posteriores) y las zonas que rodean las coronas de los dientes y empastes.

Puedes inclinar el cepillo unos 45º para asegurar la buena limpieza por debajo de la encía y variar el movimiento de cepillo de arriba a abajo.

Cabe destacar que cepillar la lengua mueve las bacterias productoras del mal olor.

Como consejo, es aconsejable renovar el cepillo cada tres meses para prevenir enfermedades periodontales.

Más consejos en nuestros artículo relacionado Cómo conseguir una limpieza dental perfecta.

Hay productos que nos ayudarán con nuestra salud dental. Por ejemplo, los chicles sin azúcar ayudan a sacar las bacterias de entre los dientes. Además producen más saliva la cual remineraliza y fortalece los dientes.

Cuida tus dietas

Cuida tus dietasLos alimentos que se consumen y la frecuencia de uso alteran el estado general de los dientes y encías.

Tanto la producción excesiva de ácidos como una dieta con pocos nutrientes son malas para nuestra boca.
Por ello es importante consumir 5 grupos elementales de alimentos, como son los lácteos, carne, pescado, cereales y fruta.

Así que vamos a pensar antes de comer y limitar los tentempiés entre comidas.
El cuerpo segrega suficiente saliva en las comidas para reducir este impacto sobre nuestros dientes, pero los picoteos no. De esta forma queda más comida entre las encías.

Por ello hay te reducir las meriendas o seleccionar unos alimentos sanos.

Atención con el azúcar

El azúcar fomenta la formación de ácidos en la placa bacteriana, dañando el esmalte. Como resultado se producen las bien conocidas caries.

Se estima que este problema afecta a un 70-90% de la población infantil escolar y un 98% de la población adulta. Si preguntas a alguien seguro que también ha tenido caries.

Por ello, aunque a todos nos guste el dulce, hay que controlar su consumo.

Evita bebidas que dañen tus dientes y el tabaco

Si no es posible eliminarlas de nuestro día a día, por lo menos reducir el consumo de sustancias que dañen o tiñan de amarillo nuestro esmalte.

Además el alcohol y el tabaco causan desequilibrios en nuestra boca, produciendo infecciones cuando las defensas de nuestra cavidad bucal son bajas.

El tabaco en concreto ejerce un efecto vasoconstrictor dificultando el paso de la sangre. De esta forma se está perdiendo un aporte de oxígeno importante y los nutrientes necesarios. Esto puede ocasionar una periodontitis.

Además los cigarrillos dificultan la cicatrización de heridas en nuestra boca, como puede ser en las encías que sangran.

Por ello es necesario limitar o eliminar su uso. Tus dientes y todo tu cuerpo lo agradecerá.

La posición de los dientes es importante

Muchas veces, las ortodoncias se realizan por una cuestión estética pero en realidad tienen una función mucho más importante.

Una correcta posición (alineación) prolonga la vida de nuestros dientes y reduce la aparición de caries.
Los alimentos también se masticarán mejor al encajar perfectamente unos con otros, por lo que quedarán menos restos en nuestra boca que puedan alterar el orden de nuestros dientes.

Así que conviene que cuanto antes se trate este problema mejor. Hay muchas personas adultas solicitando una ortodoncia que no fue realizada en su debido tiempo.

Ve al dentista para revisar tu boca periódicamente

¡Que no te de miedo ir al dentista! La prevención de la boca es el primer paso para tener una boca perfecta.

Con una asistencia periódica y unas pautas como las descritas anteriormente puedes lucir una boca sana y bonita.



Deja un Comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *